viernes, 19 de abril de 2013

RENACER


Hola, amigos. Coincidiendo con el apogeo de la Primavera en el Hemisferio Norte, hoy nos embarcamos en un viaje a las profundidades del concepto del Renacer. Se trata de un tema que está presente en todas las culturas, y, en mayor o menor medida, en las diferentes formas de pensamiento religioso y filosófico, así como en la ciencia, puesto que está íntimamente asociado a la idea de la continuidad de la vida, la superación de las dificultades y la renovación de la esperanza. Así que pasen y vean.


Reconstrucción idealizada de la antigua Heliópolis

Una de las referencias más antiguas sobre el concepto del renacer la encontramos en la mitología egipcia, concretamente en la leyenda del Ave Fénix, llamada Bennu en egipcio antiguo. Según el Libro de los Muertos, Bennu representaba la energía (ba) de Ra, el dios del Sol, del cielo y del origen de la vida, y se había creado a sí misma a partir del fuego con que ardía un árbol sagrado del templo de Ra en la ciudad de Iunu (Heliópolis), en el Bajo Egipto. 


Bennu era representada como una garza real


El mito del Ave Fénix fue posteriormente absorbido por varias doctrinas filosóficas y religiosas de la Antigüedad, asociándolo a la idea de que a toda muerte sucede alguna forma de renacimiento, de vuelta a la vida. Según la versión cristianizada, por ejemplo, el Fénix vivía en el Jardín del Edén, y tenía su nido en un rosal. Y de la misma espada con que el ángel desterró de allí a Adán y Eva, surgió una chispa que prendió el rosal y con él ardió también este ave sagrada. Pero, como el Fénix no había probado de la fruta prohibida, era inmortal, y así podía renacer de sus cenizas una y otra vez.


El Ave Fénix en un bestiario medieval

El origen remoto del mito de la muerte y renacimiento del Ave Fénix podría ser astronómico (atendiendo a los movimientos de los astros, y a la sucesión del día y la noche), podría estar relacionado con los ciclos estacionales y crecidas del Nilo, o puede que surgiera de la observación misma del crecimiento de las plantas o la reproducción de los animales. O, probablemente, fuera una mezcla de todo. En la mitología egipcia también tenemos a Khepri, el dios escarabajo, del que ya hablamos en una entrada anterior, y que era otra forma de divinidad solar. Según su leyenda, se creaba a sí mismo cada mañana, renaciendo con la luz del amanecer.


El renacer de Khepri, símbolo de la transformación del individuo

No olvidemos que, en aquellos tiempos remotos, cuando la civilización humana y la Naturaleza eran casi una misma cosa, ninguna forma de pensamiento era ajena a las manifestaciones de los fenómenos naturales, y en su observación se encontraban numerosos ejemplos sobre los que fundamentar y construir razonamientos, ya fueran filosóficos o religiosos. 


Mariposa renaciendo tras su metamorfosis

De hecho, en la Naturaleza encontramos incontables casos en los que la regeneración o el resurgimiento de la vida se produce en circunstancias extremas, casi de forma milagrosa, y cuando algo así parecería imposible. En el mundo vegetal, tenemos el caso del Pinus Canariensis, llamado también “Árbol Fénix”, una especie de conífera muy antigua que es capaz de regenerarse por completo pocas semanas después de haber sido arrasada por el fuego. Y no una, sino incontables veces. 





Aún más “milagroso” es el caso del Ginkgo Biloba, una especie sin parientes cercanos, única en su orden y en su familia, y del que existe un caso documentado de que es capaz de sobrevivir a una explosión nuclear. En la ciudad japonesa de Hiroshima, a comienzos de la primavera de 1946, y pocos meses después de haber sido atacada por una bomba atómica que arrasó el lugar, un viejo árbol de ginkgo, que estaba plantado junto a un templo, comenzó a brotar de nuevo. Fue llamado desde entonces “portador de la esperanza”.


Hiroshima arrasada y el ginkgo "portador de la esperanza" junto al actual
templo Templo Hosenbou., a sólo 1130 metros del epicentro de la explosión.

Los luchadores de Sumo llevan un peinado en forma de
 hoja de ginkgo a modo de amuleto protector


En el mundo animal, resulta muy interesante el caso de la salamandra, un anfibio que es capaz, en sólo 3 semanas, de regenerar por completo un miembro perdido. Su capacidad de resistencia ya fue advertida desde muy antiguo, y pasó a formar parte de diversos mitos y leyendas europeos que la identificaban como un ser cuya piel era capaz de resistir el fuego, y de apagarlo con sus patas, como dejó escrito Plinio El Viejo (aunque él mismo dudaba de ello). Esta asociación quizás se deba al color mismo de la piel de este anfibio, y a su veneno amargo e irritante, que llevaron fácilmente a identificarlos como “seres de fuego”, y vinculados, por tanto, a las entidades espirituales del elemento Fuego. Por todas estas razones, la salamandra ha quedado como símbolo de la pureza, la permanencia, y la superación ante las adversidades.


Salamandras heráldica y alquímica



"Hola otra vez, corazones"
Los conceptos de renacimiento o regeneración, por tanto, al mostrarse con esta evidencia en la Naturaleza, y de lo que sólo hemos puesto unos ejemplos, han podido servir de cimento para el desarrollo de creencias en torno a la transcendencia de la vida humana en las diferentes culturas. Carl Gustav Jung, en su obra: "Sobre el Renacer", hizo una recopilación de estas diferentes “formas del renacer”, como él las llamó. Son las siguientes:

Metempsicosis: O transmigración de las almas. Implica la idea de una vida que se prolonga en el tiempo a través de diferentes cuerpos, o una sucesión vital ininterrumpida por sucesivas reencarnaciones. Según el Hinduísmo o el Budismo, se trataría de una “continuidad del karma”, pero no se habla de una continuidad de la personalidad.


El Orfismo, una antigua religión helénica, creía en la transmigración de las almas

Reencarnación: Contiene en sí misma el concepto de continuidad personal. En este caso "la personalidad humana está concebida como continuable y recordable, de forma que, cuando alguien se encarna o nace, es, por así decirlo, capaz de recordar que tuvo vidas anteriores y que esas vidas fueron propias, es decir, que tenían el mismo Yo que la vida actual”.




video
Fragmento de "Pequeño Buda", de B. Bertolucci (1993)

Resurrección: “Implica el restablecimiento de la vida humana después de la muerte. La resurrección contiene otro matiz, el del cambio, transmutación o cambio de esencia (...). Es decir, el ser resucitado es otro, o impropio, las condiciones generales de la existencia son distintas de las de antes; se está en un lugar diferente, o en un cuerpo que tiene otra constitución”. Recuerden el mito de Osiris, o la resurrección de Cristo.



Renovación: Se refiere "al renacer dentro de la duración de la vida individual". La palabra alemana Wiedergeburt "posee una connotación específica, con una atmósfera peculiar que contiene la idea de renovatio, renovación o incluso enmienda, por medio de una especie de efecto mágico”.



Los rituales del  Bautismo cristiano y del  Kumbhamela hinduísta
propician la purificación y regeneración del individuo que se somete a ellos

Esto último es quizás lo que nos puede resultar más interesante, porque se trata de “una renovación sin cambio de esencia, puesto que la personalidad renovada no cambia en su esencia, sino que sólo son funciones, partes de la personalidad, las que han sido sometidas a una curación, fortalecimiento o perfeccionamiento”. Renacer, por tanto, se puede entender también como renovarse, transformarse interiormente, abriendo la mente, sanando el alma, y convirtiéndonos otra vez en recién nacidos desde nosotros mismos, por medio del “efecto mágico” de eso que se llama fuerza interior, y aún cuando ya todo parezca perdido. La misma fuerza interior que hace brotar una semilla desde la profundidad de la tierra, y que también puede hacernos renacer, como Khepri, con la luz de cada nuevo día. 




-oooOooo-



-¡Un minuto para salir a escena, Nina!


Y les dejo hoy con una canción medicina, de las que hacen crecer la fuerza interior. La "Gran Sacerdotisa del Soul", Nina Simone, compositora, cantante y comprometida activista social norteamericana (... y controvertida donde las haya, jeje), nos trae, a modo de conjuro mágico, esta canción titulada "Ain't Got No. I've Got Life" (No tengo nada. Tengo la vida). ¡Y que tengas felices renaceres!.



Saludos.

26 comentarios:

  1. que interesante! no conocia esa version cristiana del ave fenix!
    LO del arbol que crecio luego de la bomba me parecio loquisimo!!!!

    Muy buena entrada!! me ha gustado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gary. Pues, sí, existen varias versiones sobre el mito del Ave Fénix. Y la verdad es que la versión cristiana es más fácil de entender, por así decirlo, y por eso la puse, porque si nos metemos en la versión egipcia, uffff, necesitaríamos dos o tres entradas para explicarla bien, jeje, es bastante enrevesada, como todos los mitos antiguos. En cuanto al ginkgo, bueno, en sí mismo, como especie, ya es todo un superviviente. Es un auténtico fósil viviente, y del que ya se extinguieron todos sus parientes cercanos. Entre los chinos y japoneses siempre ha sido un árbol sagrado y medicinal, y mira por dónde resulta que quizás no estuvieran tan equivocados. Tengo entendido que actualmente se está investigando su uso medicinal para contrarrestar los efectos de la radioterapia y la exposición a la radiación, aparte de otros usos. Es un auténtico prodigio de la naturaleza.

      Eliminar
  2. Wow! Qué hermosas imágenes! Interesante entrada.

    Yo tampoco conocía esa versión del ave fenix. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Shakmuria, bienvenida :-), gracias. Intento que las entradas no sólo sean palabras, sino también acompañarlas de imágenes sugerentes, y que completen también al texto. También hago montajes o retoques con Photoshop, para darles a las imágenes un aspecto más atractivo, o para conseguir la imagen que se acople bien al texto. Me alegro que te haya gustado la entrada. Si buscas información del Ave Fénix verás que hay varias versiones sobre su leyenda, y, como he dicho a Gary, he puesto la que quizás es más fácil de entender. Pero es un mito que ha dado para múltiples versiones e interpretaciones a lo largo de los siglos.

      Eliminar
  3. que gusto de que vuelvas a las andadas hace poco pensé en escribir del mito del ave fenix justo por lo qu estoy viviendo, pero tu fuiste más haya, muy identificado con cada parrafo, como si me lo hubieras escrito cari... estupendo, no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alvarito. Lo del Ave Fénix es un tema que se presta a múltiples interpretaciones, y me encantaría saber cuál es tu visión del tema, seguro que le encuentras otras vías de análisis y explicaciones. Quizás tengamos también cierta empatía, y terminamos pensando las mismas cosas. Aunque reconozco que para mí no me resulta tan fácil escribir, incluso aunque tenga la idea no sé cómo expresarla. Pero, bueno, se intenta, jeje.

      Eliminar
  4. ¡Bienvenido de regreso! Renacer... Revivir... Reexistir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Renzote. Muchas gracias, amigo. Realmente nunca me he ido, y había intentado plasmar algunas ideas, pero no había conseguido tener algo listo para publicarlo. Y, como sabes, a veces se hace difícil dar contenido a un blog. Lo que pretendía era enlazar las viejos mitos sobre la idea del renacer con la vida cotidiana. Espero, por lo menos, que sirva de estímulo para el pensamiento y la reflexión sobre el tema.

      Eliminar
  5. Welcome back! :)

    Es curioso como, la misma idea o, mejor dicho, el mismo ideal filosofico acerca de la vida, transformacion y muerte de los seres humanos se extiende por las diferentes culturas planetarias reflejando comportamientos animales o naturales y, logicamente, con el miedo a la muerte como estacion termino. El fin mismo de la vida -que no su final- es puesto a prueba desde las dudas y misterios mas profundos.

    Yo soy un budista muy raro porque, personalmente, no creo en la reencarnacion. Por mas que recuerde la parabola de los huevos de los que surgen las orugas que, tras vivir intensamente, llegan a percibir su propia muerte encapsulandose en una crisalida que mas adelante dara como resultado una vida nueva y totalmente diferente. No creo en la reencarnacion. Creo que vivimos esta unica vez y que renacemos constantemente conforme superamos las dificultades que la vida misma nos pone, empleando la consciencia y aprendiendo y creciendo en comprension, tolerancia, animosidad, alegria, amor, paciencia, bondad... construyendonos humanamente hasta completarnos y acabar.

    Es una alegria tenerte de vuelta. Tanto, como el placer de leerte.

    Bss, compañero y muchas gracias por regalarnos este tiempo de cultura y reflexion. Y, gracuias por el regalo trufado de Mss Nina Simone.

    Sarva mangalm
    Namasté. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Compi, ¡Namasté!. El trasfondo de todo esto es la necesidad de encontrarle una explicación a la existencia, entender el sentido de la vida, como dices, y eso viene acompañando a la Humanidad desde que el mundo es mundo. Los razonamientos siempre se construyen combinando la percepción del mundo que nos llega a través de los sentidos con la experiencia interior. Y parece que, desde siempre, se han encontrado similitudes entre los fenómenos naturales y los "sobrenaturales", por llamarlos de alguna manera. En cuanto a lo que dices de la reencarnación, yo personalmente no podría dar una opinión al respecto. Es algo que no tengo del todo claro. Existen muchos testimonios personales, en los que algunas personas afirman haber tenido experiencias interiores al respecto o son capaces, aparentemente, de recordar, por lo menos, su vida anterior, Pero ni una prueba científica. También puede tener unas connotaciones sociales un tanto reaccionarias, pero entrar ahí ya sería alargar el tema, jeje. En este sentido, me resulta interesante su visión del tema. Bueno, y de Nina Simone, ahí sí que puedo afirmar claramente que me encanta, y esta canción concretamente es una maravilla, jeje. :-)

      Eliminar
  6. ¡Cuánto tiempo sin saber de ti, querido amigo! No deberías tenernos abandonados de esta manera. Eres un chico malo y te mereces unos azotes, pero bueno, la distancia te salva de ellos jejeje.

    Tu artículo muy interesante. Lo del fénix escrito por ti me ha parecido una verdadera pasada; y en cuanto a la salamandra, no sé si sabes que el rey de Francia Francisco I (sí, sí, el acérrimo enemigo de Carlos I de las Españas), la utilizaba como emblema personal heráldico con la divisa "Nutrisco et extinguo", que quiere decir: lo alimento y lo apago, como bien sabes, y eso era porque creían que tenía la capacidad de avivar o apagar el fuego. No sé para que te cuento esta historia si seguro que te la sabes de memoria jejeje.

    Bé, xicot, a veure si ens deixes gaudir de la teua presencia més sovint!!

    Una forta abraçada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he estado del todo ausente, aunque tampoco he estado lo que se dice presente, jeje. Supongo que todos vivimos de vez en cuando una época de sequía, y en mi caso se ha combinado con no tener tiempo para esto. Pero vamos haciendo lo que podemos, jeje. Como he dicho más arriba, el mito del Fénix ha tenido varias versiones a lo largo del tiempo. Podría incluso haber sido la base del pasaje bíblico de Moisés y la zarza ardiente, que también transcurría en Egipto. Su origen seguramente es remoto, milenario, aunque yo creo que aún hoy en día se puede prestar al estudio y, seguramente, en nuestra civilización post-industrial le encontraríamos otras formas de acceder a él e interpretarlo. Y gracias por aportarnos esa historia sobre Francisco I, no tenía ni idea, tío, y resulta muy interesante. Yo estoy más familiarizado con su hermana Margarita, por el Heptamerón. Pero tengo entendido que todavía en el siglo XVI a los reyes franceses se les atribuía ciertos poderes "mágicos", como la curación por el tacto, y no me extraña que Francisco I se atribuyera esas capacidades, aunque también podría tener una lectura política, más mundana. Pero seguramente tenía también connotaciones alquimicas relacionadas con el mito de la salamandra.

      ... I, sí, intentarem tenir més presència per aquest màgic món de la Blogosfera, jajaja. Una forta abraçada.

      Eliminar
  7. Micho tiempo ha pasado desde que tuve el placer de leer una de tus maravillosaas y trabajadas entradas
    Celebro con alborozo el renacer de tu blog y el que no se haya quedado huerfano ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juanjo, muchas gracias por ese recibimiento, jeje. Sí, ha pasado bastante tiempo. Pero más que huérfano, lo que ha pasado es que el padre del blog ha estado liado con las musas negras, le ha entrado también un poco de pereza, y luego pasa lo que pasa, jajaja. También te digo que yo soy de lo que si no tienen nada que decir no dicen nada, jeje. Pues aquí estamos intentando de nuevo decir algo al mundo, jeje. Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  8. Me gusta saber que hablas cuando realmente lo que dices aporta mucho a los que te leemos -a mi en lo personal- y que además lo hagas muy bien.

    Me has traído a la mente la pregunta del porqué el muy querido Compi era o es una salamandra, en tus letras puedo leer la respuesta. Me sorprendió eso y lo del Ginkgo Biloba.

    Un beso Robert, siempre me alegras el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor, gracias también a ti por tus palabras, qué linda está en esa foto del perfil. Y sí, la salamandra tiene su significado simbólico, por lo que Compi lo usó como pseudónimo. Ahora bien, que a nadie se le ocurra echar al fuego a las pobres salamandras, las de verdad, para comprobar si no se queman, sería un crimen, que las leyendas son sólo leyendas, jeje. En cuanto al Ginkgo Biloba, como dije más arriba, ya era un árbol sagrado desde hace siglos, y tenía uso medicinal y como amuleto. Y lo que ocurrió con el ginkgo de Hiroshima es una prueba más de que tiene una resistencia casi milagrosa. La naturaleza, a veces, nos da lecciones que pueden hacernos replantearnos nuestra forma de entender la existencia. Un beso para ti también.

      Eliminar
  9. Robert, alucinado quedome, contigo claro y como siempre!!!
    Tu eres como uno de aquellos profesores que hacia amena cualquier asignatura por plasta que fuera!!!
    Me sobrepasas pero es un placer leerte...
    La imagen del Orfismo me gusta especialmente.
    Y Nina Simone es mucho Nina!!!
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gerard, guapo, gracias. Ufff, no veas lo que me ha costado arrancarme a escribir de nuevo después de este abandono. Las musas me habían abandonado completamente, jeje. Pero, bueno, se intenta y se le pone fe, jeje. En cuanto a la imagen del Orfismo, sí, es bellísima, me recuerda un poco al estilo de Poussin. Realmente es un cuadro que representa a una secta de pitagóricos en medio de un ritual, pintado por Fyodor Bronnikov. Aunque los pitagóricos tenían influencia del Orfismo, no eran exactamente lo mismo, pero pienso que nos puede dar una idea de cómo debían ser esos rituales órficos, puesto que de los orfistas, al ser una comunidad cerrada, una secta diríamos hoy, pocos testimonios nos quedan. Ah, y esta canción de Nina me encanta, creo que levanta el ánimo como pocas. Es maravillosa, ya digo, como un conjuro mágico. Y tiene mérito viniendo de ella, que no tuvo lo que se dice una vida fácil. Besos y abrazos para ti también.

      Gracias, besos y abrazos para todos.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Lo del Ave Fénix es un mito que es aplicable también en nuestra época, a pesar de que sea una leyenda muy antigua. También podríamos encontrarle nuevas interpretaciones, como dije más arriba. En fin, es un mito eterno, como no podía ser de otra manera, jeje. Besos.

      Eliminar
  11. Mis felicitaciones por este blog tan ameno...!
    Me alegra haberlo encontrado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bienvenida, me alegro que te haya gustado. Bueno, intento que los lectores pasen un buen rato, y se lleven algo de provecho. Digo que lo intento, jeje, no sé si siempre se logra, aunque se le pone fe, jeje. Saludos y gracias de nuevo.

      Eliminar
  12. GRACIAS POR VOLVER.
    TE ECHABA DE MENOS.
    MAGISTRALLLLL.
    Y EN MAYÚSCULAS TODO.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Inma, por pasarte por aquí y por enriquecer el blog con tus comentarios. Ya he explicado más arriba el por qué de la ausencia. No siempre se tiene tiempo o ganas para este juego, y uno va haciendo lo que puede, jeje. Gracias de nuevo por tus palabras, y besos para ti también.

      Eliminar
  13. muy interesante entrada, querido Roberto. el mito del fenix me recuerda de el caracol gigante de africa oriental (achatina fulica) que una vez fue introducido por el hombre a las indias occidentales se convirtió en una plaga para la agricultura y un vector para los parásitos planarias. para controlar su población se ha recurrido a pesticidad, predadores e incluso se les ataca con lanzallamas sin que esto haya detenido su avance. es similar aunque mas extremo el caso del tardigrado o oso de agua que es un acaro microscopico que puede sobrevivir congelacion a -273grados celsius, desecacion hasta del 97% de su agua corporal, contacto con nitrogeno liquido, solventes organicos, acidos, radiaciones, y en experimentos en orbita se ha comprobado que pueden sobrevivir hasta 10 dias expuestos al vacio del espacio exterior. Finalmente esta el caso de la medusa turritopsis nutricula, que tiene la facultad de revertir su proceso de envejecimiento, al cabo de cierto tiempo de nadar libre en el oceano hace regresion a su forma juvenil de polipo fijo al fondo oceanico y de ahi reanuda su ciclo vital, lo que la convierte en inmortal. a no ser que sea devorada por un predador o sufra un accidente similar puede vivir indefinidamente. muy bella la cancion de nina simone. hace pensar. puede ser que falten muchas cosas pero se tiene la sonrisa y esa no se la puede quitar a uno nadie a no ser que uno lo permita. besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, tu erudición enriquece y aporta contenidos muy interesantes. No sabía lo del daño que produce ese caracol africano, que para algunos es un manjar exquisito, en América. Sin duda es un disparate más producido por la inconsciencia del ser humano. Aunque, por desgracia, casos así hay en gran número. El caso del tardígrado y esa especie de medusa sí los conocía, pero ya hubiera sido alargar mucho el tema, pero son realmente asombrosos. También creo recordar una especie de rana, y un grillo que resisten la congelación. Bueno, en cuanto a la canción de Nina, sí, es realmente hermosa. Ella hizo varias versiones, cambiando las notas y la letra, pero con la misma esencia, y hay momentos en que una canción así te puede realmente servir como una medicina. Toda una obra de arte. Besos y abrazos :-)

      Eliminar

Usted dirá...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...