domingo, 28 de julio de 2013

VISITANTES DE LEYENDA (3): LOS HOMBRES DE LA LUNA.




Hola, amigos. Se cumplió en estos días pasados el aniversario del primer viaje a la Luna (… que sepamos), y, además, fue en Luna Llena. Pero, por ser una historia bien conocida, hoy no hablaremos de este histórico viaje sino de uno posterior, con los mismos protagonistas, y del que también podemos decir que fue toda una aventura. Pues, sí, después de su regreso, y después de pasar una cuarentena y unos días de recuperación, los astronautas del Apolo XI se embarcaron en un nuevo viaje alrededor del planeta Tierra. Pero, pongámonos en antecedentes. Así que: tres…, dos…, uno… ¡Despegamos!


Desde los comienzos de la carrera espacial norteamericana surgió la necesidad de establecer una red de estaciones de control a lo largo y ancho del planeta que sirviera de apoyo en los programas de la NASA. A tal efecto se constituyó el llamado MSFN (Manned Space Flight Network) o Red de Vuelos Espaciales Tripulados, que contaba con varias estaciones construidas en lugares estratégicos, donde ello fuera posible, o incluso con estaciones móviles (montadas en barcos o en aviones) donde no hubiera tierra firme. 


En este contexto, y en virtud de los acuerdos de cooperación con los Estados Unidos, para España, el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), un organismo autónomo dependiente del Ministerio de Defensa, construyó tres estaciones de apoyo a la NASA: en Fresnedillas y Robledo de Chabela, muy cerca de Madrid, a 40º de latitud Norte, y en Maspalomas, en el extremo sur de la isla de Gran Canaria, cerca del Trópico de Cáncer. 

Antigua estación de Fresnedillas de la Oliva. Fue clausurada en 1985.

Estación de Robledo de Chabela. Actual Estación Espacial de Madrid.

Estación de Maspalomas. Actual Centro Espacial de Canarias.

Y, como muestra de agradecimiento a la colaboración prestada, se estableció la costumbre de hacer una visita de cortesía, tras el regreso de cada una de las misiones tripuladas, a todas aquellas estaciones que habían participado en el desarrollo del programa. Casi siempre de forma discreta y sin levantar demasiada expectación.

Tan sonriente como de costumbre, el astronauta Charles “Pete” Conrad, piloto
 de la Gemini V, entrega una maqueta de su vehículo espacial (sí, malpensados, es eso)
 a las autoridades locales en Las Palmas de Gran Canaria, el 28 de septiembre de 1965.


"Jajaja... ¡Qué buen trabajo
 me han hecho, chicos!"
Sin embargo, la enorme transcendencia que llevó consigo la llegada del ser humano a la Luna motivó un cambio de planes. No todos los días se iba tan lejos para traer cuatro piedras, y eso había que celebrarlo por todo lo alto. De este modo se organizó una gira mundial con los protagonistas de la hazaña, a modo de paseo triunfal, en la que también iría incluido el tradicional programa de visitas de cortesía. Dicen las malas lenguas, o muy bien informadas, que el presidente Nixon también aprovechó la coyuntura para hacerse un lavado de cara frente a la opinión pública, siguiendo el viejo adagio de: “Unos cardan la lana y otros tejen la fama”, muy usado en política. Y, así, un avión de la Air Force One fue enviado con los tres astronautas a bordo, acompañados de sus esposas y de una numerosa comitiva de asesores y periodistas, para repartir la buena nueva por todo el orbe,… por si alguien todavía no se había enterado. 


Recibimiento en Ciudad de México


Hacia el sábado 4 de octubre de 1969, y tras concluir el periplo americano, la expedición cruzó el Atlántico. Y en la tarde de ese día el avión presidencial tomó tierra en el aeropuerto de Gando (Gran Canaria), iniciando su estancia en España. Michael Collins había llegado unas horas antes en un vuelo de línea regular, y a él se le unieron Buzz Aldrin y Neil Armstrong con el resto del equipo. El numeroso público que se congregó en el aeropuerto recibió entre aplausos a los héroes del Apolo XI. Pero, en lo sucesivo, un férreo control de seguridad evitaría su contacto con las muchedumbres, dado el carácter semi-privado de la visita. Y, aunque aprovecharon el fin de semana para descansar, cumplieron con la visita protocolaria a sus colegas de la estación de Maspalomas, alojándose en un hotel cercano. Desde esa estación se había llevado, entre otros asuntos, el control de los electrocardiogramas de los astronautas, y, aunque no es un dato del todo consensuado, ésa parece ser que fue precisamente, según fuentes fidedignas consultadas, la primera base terráquea en recibir la señal del alunizaje del módulo Eagle. Eran exactamente las 20:17:40 (hora local) del día 20 de julio de 1969, y se oyó esto:


video
“Houston…, aquí Base de la Tranquilidad. El Águila ha alunizado” 

Extrañas coincidencias del destino: la última tierra que dejó atrás Colón antes de dirigirse hacia el Nuevo Mundo, cinco siglos después fue la primera en recibir el mensaje de llegada a un “nuevo mundo” por parte de un astronauta americano embarcado en una nave llamada Columbia. Pero, bueno, también hubo tiempo para los regalos y la diversión



A Neil Armstrong, después de haber pisado la Luna, ya sólo le quedaba un reto
más por cumplir en la vida: bailar una isa (trenza). Ya podía morirse tranquilo.

Fuera del hotel, fueron invitados a un paseo en camello, para que conocieran también medios de transporte anteriores a la era espacial. Y en el cercano puerto de Arguineguín tomaron un barco para realizar una excursión privada por aguas del Atlántico.



Neil Armstrong y su esposa Janet, en aquellos días, en aguas de la Mar Océana.
Del Mar de la Tranquilidad a la tranquilidad del mar.

Antes de partir hacia la capital del Reino, Armstrong contestó así a una joven periodista que le preguntó por lo que sintió al pisar la Luna: “Fue algo indescriptible. Es un sitio maravilloso, como Maspalomas. Toda la isla lo es”. Ay, Neil, seguro que eso se lo dirías a todas, pillín, jeje.


Cartel de publicado por la revista Actualidad Española,
anunciando la llegada de los diestros de la NASA
Ya era de noche en aquel lunes 6 de octubre cuando los astronautas y sus acompañantes llegaron al aeropuerto de Barajas. La enorme expectación surgida desde días antes provocó que la recepción fuera multitudinaria. Hasta el punto de que el tumulto de gente provocó algún que otro incidente con heridos. Pero allí estaban ellos, alegres y radiantes, bajándose del avión entre el sonido de flashes, vítores y aplausos. E, inmediatamente, se dirigieron a la sala de visitantes ilustres mientras sorteaban una nube de granos de arroz (?) que les lanzaban los asistentes. Allí mismo, Neil Armstrong pronunció sus primeras palabras de agradecimiento:




"Constituye para nosotros un enorme honor estar con ustedes en Madrid esta noche. Somos portadores del saludo cordial del presidente Nixon, como también de la expresión de su profundo agradecimiento por la cooperación de los magníficos técnicos aeroespaciales españoles, que hicieron posible
 el vuelo del Apolo XI.”

La mañana del día siguiente la dedicaron a cumplir con el programa de actos oficiales previstos para el magno acontecimiento, que incluía, ¿cómo no?, una visita el anciano dictador y a su joven sucesor, en sus respectivas guaridas.







Mientras se dirigían a la Plaza de Colón para dejar una ofrenda floral en el monumento al "descubridor" de América, la comitiva atravesó las calles de la ciudad entre el numerosísimo público que se agolpaba a su paso. Un auténtico baño de multitudes









En medio del acto, uno de los miembros de la delegación norteamericana, aquejado de una gripe que también afectaba a varios miembros del equipo, sufrió un desvanecimiento en plena calle. Y este suceso fue aprovechado por la prensa sensacionalista europea para hacer correr el rumor de que los astronautas traían un extraño virus lunar. Cosas de la época.


Los astronautas del Columbia a los pies del monumento a Cristóbal Colón

Y, ya por la tarde, y unas horas antes de su partida hacia París, los astronautas fueron llevados, por sorpresa, a una sala del hotel donde se alojaban, para asistir a un pintoresco ritual indígena. Allí mismo, y ante su asombro, recibieron de manos de tres toreros famosos del momento tres trajes de luces, al tiempo que, medio ruborizados, se sintieron “obligados” a colocarse sus respectivas monteras, también de regalo. Y, según parece, no las lucían mal, ¿no?.






Armstrong declaró: "Gracias por este regalo tan hermoso; sabemos que tiene un gran valor sentimental para ustedes, a quienes admiramos como hombres de valor”. Ya ven, no hay duda de que un experto piloto como el señor Armstrong sabía cómo improvisar un buen "aterrizaje", jeje. Y qué extraña coincidencia arquetípica: el toro y la Luna juntos,… otra vez.


"La Luna se estaba peinando en los espejos del rio, y un toro la está mirando entre la jara escondío. Cuando llega la alegre mañana, y La Luna se escapa del rio, el torito se mete en el agua, embistiendo al ver que se ha ido. Y ese toro enamorado de La Luna, que abandona por las noches la manâ, y es pintado de amapola y aceituna, y le puso campanero el mayoral. Los romeros de los montes le besan la frente, las estrellas y luceros lo bañan de plata. Y el torito que es bravío y de casta valiente, abanicos de colores parecen sus patas."
 (Carlos Castellano Gómez, compositor español)



-oooOooo-


En fin, el Universo y sus misterios. Y les dejo con una canción que nos habla de un misterioso y milagroso suceso bajo la luz de la Luna. La banda norteamericana The Marcels nos interpreta su versión del clásico tema "Blue Moon" (Luna Azul), de 1961, en su tan personal estilo Doo woop, escrita por R. Rodgers y L. Hart en 1934. La Luna y su eterno halo de magia...


♪♫"Luna Azul, tú que me viste estando solo, sin un sueño en mi corazón, sin un amor en mi haber. Luna Azul, tú sabías por lo que yo estaba allí. Me escuchaste pronunciar una oración pidiendo por alguien a quien yo realmente pudiese querer. Y, entonces, allí súbitamente apareció ante mí la única persona a quien mis brazos abrazarían. Escuché a alguien susurrar: "Por favor, quiéreme con locura". Y, cuando miré, ¡la Luna se había vuelto de oro!. Luna Azul, ahora ya no estoy solo, sin un sueño en mi corazón, sin un amor en mi haber""♪♫

Saludos.

27 comentarios:

  1. Muy completo tu texto querido Rober. ¿Que opinas de los que dicen que nunca pusieron un pie en la luna y todo fue un montaje? Nunca lo sabremos.


    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor, muchas gracias. Te puedo decir que, según los técnicos de la estación cercana a donde yo vivo, el viaje a la Luna fue auténtico, porque ellos estaban recibiendo la señal en directo desde allí. Hubiera sido un poco absurdo, y demasiado caro, montar toda esa parafernalia para engañar al mundo con una película. Además, se trajeron unos cuantos kilos de piedras que han sido analizadas por laboratorios en muchos países, no sólo gringos, y todos confirman que esas piedras no son de este mundo, y nunca mejor dicho. Tenían, además, a los rusos vigilándolos bien, y no se la hubieran callado si los de la NASA hubieran hecho trampa, porque se habrían dado cuenta al momento. Ahora bien, otra cosa son las estupendas fotos a todo color que se publicaron después, con una iluminación y unos encuadres perfectos. Y todo apunta a que fueron fotos de estudio. Así que, aunque el viaje parece ser que fue auténtico, no todo lo que se vio fue auténtico, pues hubo una parte de montaje. Esto es todo lo que yo puedo decir, y según la información pública de la que podemos disponer. Pero todo lo que pasó de verdad, como bien dices, aún es información oculta. Un beso para ti también, guapa.

      Eliminar
  2. jajajaja valor sentimental "para ustedes" jajajaja caray! me pregunto donde los guardo cuando llego a casa! jajajaaja
    Pues sin duda es un acontecimiento historico!! La foto del rey! jajaja me rei muchisimo!
    No sabia lo del viaje a traves del mundo para publicitar lo del alunizaje! Y menos me imagina que Franco los habia recibido! Caray me he enterado de muchas cosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Sí, vaya regalitos sorpresa que les dieron los toreros. Ni para disfrazarse, porque no creo ni que fueran de su talla. Ufff, vaya compromiso, jajaja. Bueno, y parece que al rey, que en aquella época era aún príncipe, ya le gustaba practicar la cacería, jeje. Hay costumbres que no cambian con la edad. En cuanto a Franco, por aquellos años era aliadísimo de los yanquis, les hizo muchos favores, y eso explica tanto agradecimiento. Aunque, eso sí, sentía una fobia terrible por los masones (se dice que por rencor, porque él intentó entrar en la Masonería de joven, y lo rechazaron, no lo veían como persona de confianza). Y de ahí su paranoia de ver masones en todas partes confabulando contra él. Así creo que se entiende el chiste. En cuanto al viaje de los astronautas, básicamente tenía una utilidad propagandística, como casi todo lo que hacen los yanquis. Necesitaban también una cortina de humo para que no se hablara de sus crímenes en la guerra del Vietnam, ni de la fuerte oposición a ello dentro de su propio país. Nada nuevo bajo el sol, Gary. Bueno, tanto el viaje a la Luna como el posterior paseo triunfal fueron, como bien dices, un acontecimiento histórico de primera magnitud, da para discutir mucho, y me interesaba sacarlo a debate, aunque evité entrar en detalles para abreviar. Me alegro que te haya sido de utilidad. Un fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  3. Muchas gracias @Roberto, como siempre he disfrutado como un enano.

    Eso de los trajes de luces me ha producido vergüenza ajena... ¡Qué ridículos!

    Un abrazo. muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, cielín, y me alegro que hayas disfrutado. Lo de los trajes de luces no fue un acto oficial, sino que fue organizado por la revista Actualidad Española, los mismos del cartel. Aunque, obviamente, tuvo que contar con el beneplácito oficial. La verdad es que quedó bastante fuera de lugar, y encima pusieron en un aprieto a los astronautas. Una auténtica encerrona. Pero si vas a una aldea masai y te ofrecen un cuenco con leche cruda mezclada con sangre te lo tienes que tragar, quieras o no. Y ellos tuvieron que tragar. En fin, es la imagen de España que daban al mundo en aquella época quienes nunca fueron elegidos para ello. Quizás en ese sentido las cosas no han cambiado demasiado... Una forta abraçada.

      Eliminar
  4. Eres hijo de la Luna.

    Esta información que para nuestros padres debió de ser tremenda, a mi no me sabe a mucho por ser nacido en la era postlunar, post carrera espacial, creo que a finales de los 70´s y sobre todo los 80´´s que más recuerdo los viejos mundos desaparecían, el comunismo se deintegro y USA se erigió como la potencia salvadora hasta las torres gémelas, mi mundo, a girado más en torno al terrorismo, al SISA, a la pobreza y la globalización a China todoproductora y la era del computo y la telefonía, eso que cuentas hoy me sabe a la edad media, tan lejos en el tiempo a pesar de que solo han pasado unos décadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era otra época, Álvaro, pero en su momento fue un acontecimiento que tuvo un enorme impacto mediático, se convirtió en leyenda, y eso era lo que pretendía exponer. Sin duda, la carrera espacial y las prisas por conquistar la Luna sólo se entienden en el contexto de la Guerra Fría, y la continua rivalidad por demostrar quién era mejor que el otro. Hoy en día esa "partida de ajedrez" se ve lejana, y hasta el tablero y las fichas son otros. Sin embargo, aunque la llegada a la Luna en sí misma no tuvo una utilidad práctica de consideración, aparte de la propagandística, permitió el desarrollo de todas esas tecnologías de telefonía y computación de las que hablas, y gracias a las cuales existe hoy Internet, y nos podemos comunicar tú y yo, por ejemplo. Así que podemos decir que somos todos hijos de la Luna, Álvaro, y el tiempo ha demostrado que aquello sí que fue, en este sentido, un gran paso para la Humanidad. Besos... a través del éter.

      Eliminar
  5. Hola: Pensé que el acto de vestir a los visitantes (y candidatos políticos dicho sea de paso) con los trajes propios del lugar era solo una costumbre de mi país (pero ya veo que no), pero por otro lado también tienes la intensión (fuera de lo protocolario de ser el caso) del visitante de intentar inculturizarse con los lugareños (En Roma como los romanos...). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aristio. No me había dado cuenta de ese detalle, pero creo que tienes toda la razón. Seguramente, y de manera quizás inconsciente, se tiende a recibir al visitante integrándolo en las costumbres locales, y quizás no hay nada mejor que la vestimenta identificativa de un lugar como símbolo de esta integración. Pero para el caso de los astronautas ya podían haber avisado, no parece que ese "acto de integración" le hiciera mucha gracia, jeje. En fin, eran también otros tiempos, y ese acontecimiento quedó como una estampa de la época. Saludos y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Cari, te respondo lo del chile de botella, en mi post Barranqueño jujujuju.

    Pues mira hay varios tipos de chile en México, en escabeche como el famoso jalapeño, chile seco que el ají como ustedes le llaman molido, chile en polvo que lleva también sal y limon, al estilo de su pimentón, chile alioli en aceite, chile fresco, directo de la planta y el condimentado como el chipotle y el chile de botella, que es una salsa picante embotellada, suele ser de sistintos picores, se utiliza para las botanas, papitas, duros de harina, chicharron de cerdo y etc. etc., el más famoso se llama Tamazula (pueblo homonimo), cosa curiosa es que la botella se suele tapar con el chile seco en la boquilla, por eso a los pasivos(sexualmente) se dice son como la salsa Tamazula, hay que pegarles por detras, pa que salga por adelante jujujuju.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayayayayay!, de las cosas que me entero, Alvarito, jajaja. No sabía de tantas formas del chile... ni de sus connotaciones fuera de la gastronomía, jajaja. Ya se me hizo la boca agua, qué rico parece todo. Como condimento, en dosis moderadas, me parece perfecto, porque en exceso puedes ver las estrellas y la Luna, jeje. Y mejor no hacer más comentarios, que esto es un blog para todos los públicos... Besos.

      Eliminar
  7. Todo un acontecimiento con gira incluida, y yo que pensaba que los norteamericanos serían más chauvinistas con se éxito y no andarían or ahi dando entrevistas por el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda fue un gran acontecimiento histórico. Con respecto a eso que dices del chauvinismo de los gringos no sabría qué decirte, Dammy, porque la gira mundial era también una manera de exhibir sus egos nacionales por todo el mundo, y ya sabemos que lo primero que hicieron fue poner su bandera en la Luna. Toda esa publicidad que se dieron paseándose por todos lados podría interpretarse también como una forma de chauvinismo, y más teniendo en cuenta que el mundo estaba en plena Guerra Fría, y el éxito de su misión fue una cachetada para sus enemigos de detrás del Telón de Acero. En todo caso, y a pesar del tiempo transcurrido, es un asunto del que aún desconocemos muchos detalles, y que aún sigue abierto a múltiples interpretaciones. Un besote, Damian.

      Eliminar
  8. Muy bueno el post, además de ser informativo es bastante entretenido.
    Lo de los trajes de luces me parece algo pintoresco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Arion. Bueno, eso es lo que intento, informar y entretener, que, como he dicho otras veces, el rigor no tiene que estar peleado con el humor. Aunque en este caso el tema da para hacer muchos chistes, jeje. Lo de los trajes de luces sí que debió resultarles muy extraño a los astronautas, los dejó completamente descolocados. Y el fotomontaje que hicieron en la revista les quedó bien logrado, a pesar de que aún no se había inventado el Photoshop. En fin, todo este asunto de la visita quedó como un buen conjunto de los signos representativos de aquel tiempo, y que va quedando cada vez más lejano: aunque no está mal rememorarlo. Gracias de nuevo, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Estimadisimo Roberto: Paso tardisimo por aqui, porque pense que estabas de vacaciones blogueriles y porque el traidor del blogger no me aviso que tenias nueva entrada. es un tema sumamente interesante y das un nuevo angulo a todo este asunto de la mision espacial a la luna, no sabia que España y Canarias en particular estuvieron asociados tan de cerca a este proceso. Por cierto, Armstrong en su epoca estaba muy majo, por lo que se ve en las fotos. A lo mejor encontraron Selenitas (al estilo de los de Historia verdadera de Luciano de Samostata) pero no dijeron nada por ser politicamente correctos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he estado de vacaciones, este post fue de finales de julio, coincidiendo con el aniversario del primer alunizaje, como digo al principio. Bueno, la necesidad de buscar colaboradores para su carrera espacial nos indica que la empresa era de tal envergadura que ni una superpotencia como los Estados Unidos podía llevarla a cabo ella sola, sobre todo a nivel logístico. Y por aquella época la dictadura franquista era un fiel aliado en toda la geoestrategia norteamericana, incluso permitió instalar 4 bases militares yanquis dentro del país. A ello se unió que el territorio de España se ubica en la latitud adecuada para el control terrestre de las misiones espaciales. El hecho fue, por tanto, una coincidencia de varios factores. Y los acuerdos de colaboración aún continúan. Bueno, y yo también creo que Neil Armstrong era bastante apuesto, aunque creo que de astronauta estaba más sexy que de torero, jajaja. Parece que no le sentó bien tanta notoriedad, por lo que el resto de su vida prefirió mantenerse discretamente alejado de todo ese asunto. Hay rumores de que encontraron compañía durante el viaje, como apuntas, o de que encontraron restos de una presencia humana anterior,... y tantas cosas que se dicen. Yo tengo la impresión de que aún no conocemos sino una pequeña parte de lo que ocurrió en realidad, y quizás por eso la leyendas y las especulaciones ocupan ese gran espacio de misterio. Por tanto, a buen seguro aún queda mucho que contar... Besos, y un fuerte abrazo, compañero.

      Eliminar
  10. Muchas gracias por dedicarme este buenisimo post, ha sido un detallazo.
    Jijijij que no fuera bromis.
    Eres un MAQUINA haciendo post, tardas lo tuyo pero eres buenísimo.
    Un dia tengo que verte, saber como eres, Por cosas que yo me pienso y que yo me se.
    Y.. yo es que no me creo nada de los fantásticos y mágicos americanos que todo lo hacen bien, por que todo es suyo... no me creo que llegaran a mi luna, si no ella que es mi amiga y complice todas las noches me lo hubiera dicho...
    Un beso muy grandeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Inma. Pues, mira, pensé en ti cuando hacía el post, pero como trata un tema un poco enrevesado con la política, un poco sucio, ya me entiendes, quizás no quedaba bien como para dedicarlo. He pensado tocar de nuevo el tema de la luna, pero más en sentido cultural o filosófico, y a ver si Ella me ayuda a sacarlo. Y, bueno, yo me he limitado a transcribir la información que hay al respecto. Aunque comprendo perfectamente que hay dudas razonables sobre si todo eso del viaje a la Luna fue cierto o no. Y cada uno que crea lo que quiera. Personalmente ya no sé ni qué pensar, jeje. Y yo también hablo con la Luna, y no me cabe duda que Ella escucha, y también responde. Me cuesta pensar que es sólo una fría roca orbitando alrededor de nuestro planeta. Como diría Pocahontas, tiene vida, tiene alma, es un ser, no me cabe duda. Un besote grande para ti también.

      Eliminar
  11. Muy interesante! Y sí, el señor tiene razón; estar en la luna, seguro es una experiencia indescriptible. Sólo el hecho de pensar de estar fuera de el planeta tierra, no sé, siento raro.
    Me daría curiosidad y miedo a la vez.

    Luna, luna, testigo de tantas cosas; ella ha mirado a millones de personas llorar, a millones de personas hacerle promesas a sus novi@s, y en cada noche, allí está.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Shakmuria. Sí, en el caso de que eso del viaje a la Luna fuera cierto, estar allí mirando el planeta Tierra desde lejos debe ser algo fabuloso, como una mezcla de incontables sensaciones. Te confieso que yo también sentiría bastante miedo pisando un territorio tan extraño. También es verdad que Ella lo ha visto todo, y nos conoce a todos. Y creo que todos alguna vez le hemos hablado, o le hemos pedido algo. Y Ella lo sabe todo. Además, si influye sobre las aguas del océano, seguro que en alguna medida influye sobre los seres humanos, que también somos agua en gran parte. Como dije en la respuesta a Inma, no me cabe duda que es algo más que un frío satélite, o al menos así lo sentimos muchos. Tiene su propia magia. Saludos para ti también, compañera.

      Eliminar
  12. Bueno vengo a dejarte un besito...pq ni escribes ni apareces ni na...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí estoy, Inma. No quiero dejar esto, aunque no puedo estar todo lo que quisiera. Besos para ti también, guapa :-)

      Eliminar
  13. Me hiciste el día cuando dijiste que me has soñado sonriendo dos veces ¡Que bonito sentí!

    Estar en los sueños de alguien es muy afortunado.

    Te dejo muchos besos, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  14. Toca ya hacerte algo no?...
    Te espero ehh.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Un logro importante en cuestion cientifica, social, para algunos incluso mistica. El hombre pisando el suelo ajeno a la Tierra. La Luna, Proserpina, Inanna (¿O era "Nanna"? En fin)

    Y que dejen de decir aquellos conspiranoicos que fue un acto ensayado y falso, es absurdo que digan tal cosa y a su vez crean en cosas mucho mas dificiles y fantaseosas que el viaje espacial.

    ResponderEliminar

Usted dirá...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...